Identidad personal

Descargar conferencia Identidad personal (1ª del Ciclo)

Identidad personal pdf (Para descargar)

Fragmentos de la conferencia de  Higinio Marín

sobre “Identidad personal”  

         ” (…) Así que somos un organismo viviente, ciertamente, pero un organismo viviente muy singular, estrictamente hablando excepcional.  La persona que yo soy es este cuerpo vivo que piensa, que habla, que se nutre, que cumple unas operaciones fisiológicas, un sistema metabólico, y por tanto yo no soy un espíritu translúcido e ingrávido que habita este cuerpo.

          Pensar en la naturaleza genealógica –en el linaje singular- del hombre deja ver que vuestro cuerpo no es cualquier cuerpo; es el cuerpo que es el resultado de la suma de unos patrimonios genéticos, que son a su vez el resultado de cada una de las relaciones sexuales que concibieron a cada uno de vuestros ascendientes hasta los primeros pobladores del mundo. Cada uno de vuestros cuerpos es una historia que resume y contiene toda la historia genética de un linaje hasta los primeros pobladores del mundo (…) Uno no solo es una historia sino una versión de esa historia que se ha hecho protagónica, y en ese protagonismo difieren los hermanos, incluso los genéticamente idénticos.(…) Ahora bien, somos un cuerpo y además un cuerpo que tienen una historia, y una historia que es un linaje y por eso somos lo que es nuestro cuerpo. Y eso ¿qué significa? Pues que somos nuestro género: que la masculinidad o la feminidad forman parte de mi intimidad e identidad personal en una experiencia ordinaria de la propia corporalidad . No es un accidente secundario modificable, según el arbitrio; como no es un accidente secundario y modificable nuestra corporalidad porque es la corporalidad de un mamífero. Para cada uno de nosotros la masculinidad o la feminidad son la versión con la que comparece lo humano, y con la que es posible nuestra realización personal. Más todavía, es la forma en la que -y mediante la cual- nuestra condición personal se desarrolla.

        El cristianismo en este punto sostiene la estructura basal genealógica de la identidad personal; pero sobre esa dimensión basal genealógica erige una nueva: el sujeto que comparece en el juicio no son los linajes, sino la persona singular. Esto es crucial porque a partir de este momento, la identidad personal, la historia que tengo que contar para contar quién soy, no es fundamental y exclusivamente la historia de mi linaje, sino mi biografía.

         La historia deja de ser genealógica y se convierte en biográfica. O dicho de otra manera, la historia que responde a la pregunta ¿Quién soy yo? Tiene una consistencia más primordialmente biográfica que genealógica. El hombre tiene un origen –su linaje, incluso la especie y sus antecesores- pero de algún modo también es original respecto de ese origen, por eso es persona.

            La plena realización humana de la condición personal, consiste en  vivir una vida que es una historia conjunta: uno está tanto más vivo cuantos más coprotagonistas discurren por la vida y la historia que somos; los amigos, las personas que amamos y apreciamos, aquellas de las que dependemos y dependen de nosotros. Cuando superamos la soledad que nos hace padecer y tenemos la experiencia de que nuestra vida está cumplida y en plenitud, eso quiere decir que esa historia está abarrotada de gente, que son muchos los que encuentran que esa existencia es una existencia con un sentido que les afecta y que comparten. Una historia que penetra y alcanza y de ahí que, propiamente hablando, no sea verdad que seamos una historia. Mas bien, somos una conversación (la expresión es de Gadamer), un conjunto de historias cruzadas, y el protagonismo que tenemos respecto de nuestra vida es el protagonismo que tiene un  conversador en medio de una conversación, un protagonismo compartido. Si me preguntan ¿quién soy? cuento una historia que en realidad es una conversación, un entrar en diálogo con mucha gente.

           El concepto de persona es internamente contradictorio con el de soledad. No hay persona a solas, en sentido estricto, es decir, metafísicamente. Nuestro cuerpo es una  historia que es un montón de conversaciones cruzadas. Nuestra identidad es una historia que es un montón de conversaciones cruzadas. Somos una historia, una conversación que alcanza un punto que se puede protagonizar; y esa conversación puede ser más o menos rica. Es tanto menos rica cuanto menos solitaria.

Somos historia genealógica y biográfica: una conversación

Para obtener conferencia completa contacta con antropologiahiginio@gmail.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s